Producida por argentinacine y Mercurio, la película se filmó en un estudio en Milán, con una pareja de actores británicos.