TecnoAdicción: qué impacto tiene el uso del celular en la vida del trabajador argentino

Una investigación de la Universidad Siglo 21 muestra un diagnóstico sobre cómo el uso correcto y racional de la tecnología puede ser favorable y aumentar los niveles de productividad.

  • 08/02/2019

Algunos de los resultados destacados de la investigación son:

  • El 27% de los trabajadores encuestados sufre ansiedad si no tiene acceso a las TICs.

  • 1 de cada 4 encuestados siente un impulso interno que le obliga a utilizar estas tecnologías en cualquier lugar y en cualquier momento.

  • Los hombres son más adictos que las mujeres.

  • 31% considera que aumentan su productividad.

  • Más de la mitad reconoce que en una instancia social, la otra persona chequea el celular mientras sucede el cara a cara.

Entre otras cosas, las ventajas del uso racional de la tecnología permiten: mayor hiperconectividad y mejoras en los flujos comunicacionales; reduce la brecha digital entre distintas generaciones y fomenta el desarrollo de fortalezas y resiliencias a nivel individual, en organizaciones y sociedades.

Entre las conclusiones de la investigación se señala:

Las TICs han evolucionado más rápido que la capacidad que tenemos para utilizarlas adecuadamente. Por ello, es un verdadero desafío aprender a hacer un uso saludable y constructivo de las herramientas digitales que tenemos a disposición. En tal sentido, y con los objetivos de a. prevenir problemas de salud psicosocial, b. minimizar daños comunicacionales o c. mejorar nuestra relación con las posibilidades que nos entrega la era digital, se recomienda estar atento a detectar y mejorar los hábitos cuando no estemos usando adecuadamente la tecnología disponible para comunicarnos o gestionar información.

Desafíos y oportunidades:

La tecnología como aliado: el uso saludable de la tecnología fomenta la conexión a nivel masivo, facilitando la comunicación e interacción de las personas, a nivel social y laboral. Otorga un mayor acceso a la información, revolucionando los modelos académicos y permitiendo, entre otras cosas, tener una mejor calidad de vida.

Recomendaciones para el uso saludable: Mantener un uso prudente, con tiempos de pantalla limitados. Reflexionar sobre el valor que le asignamos a la tecnología y entrenarse en el manejo racional de ella. Utilizar la tecnología con fines resolutivos que fomenten la productividad laboral, la organización, el estudio, entre otras cosas. Evitar las conductas de procrastinación. En conclusión, se trata de utilizar la tecnología como una herramienta y no como un fin.

Luego de analizar los datos, se hicieron las siguientes recomendaciones:

  • Regular reflexivamente las conductas excesivas (estar atento al tiempo de uso y el valor que las tecnologías le agregan a su vida)
  • Controlar las conductas compulsivas (entrenarse en el manejo de uso racional y prudente de tecnologías equilibrando con conductas de contacto social “cara a cara”)

Respecto del uso del celular:

  • Cuidarse de hacer “phubbing” (desatención o destrato por usar el celular) mientras se está conversando cara a cara con otra persona: Usar el celular en momentos y horarios donde no moleste a las otras personas, o si está junto a otras personas, usarlo para sumar aportes a lo que se esté conversando.
  • Valorarlo como una herramienta útil si uno la sabe administrar: Usar las aplicaciones que nos aumenten productividad laboral.
  • Usarlo racionalmente, y no cada vez que se tengan deseos o ganas. Controlar horarios de uso y horarios de no uso.
  • Estar atento a las conductas de procrastinación: controlar el deseo de estar chequeando permanentemente el celular.