La idea nace a partir de la necesidad de retener a todos aquellos clientes que, por diversas razones, deciden derivar la atención de sus autos en talleres genéricos o no oficiales.