Dimensión presentó “Whatssapeamos con el Olentzero en Navidad”

Cada Navidad, EiTB (la radio televisión pública vasca) lanza su campaña de Olentzero para felicitar la navidad. El objetivo de este año fue que la campaña se viralice por Whatsapp

  • 01/01/2019

Olentzero es como el Papá Noel vasco, un simpático carbonero que vive en el monte y que baja cada 24 de diciembre a entregar los regalos que le han pedido por carta. ¿Cartas en 2018? Por qué enviar una carta cuando puedes hablar con Olentzero por whatsapp? Pero había un problema, ¿cómo crear un chatbot dinámico capaz de interpretar miles de conversaciones diferentes en tiempo real?

Y algo aún más complicado, al contrario que Facebook o Telegram, Whatsapp no cuenta con una API oficial para el desarrollo de chatbots. La opción fue hackear Whatsapp.

Se creó un número de móvil virtual cada 250 contactos para evitar que Whatsapp detectará que un mismo número de móvil enviaba miles de mensajes. Al llegar a los 250 contactos se generaba un nuevo nodo. Es una tecnología aún no disponible en España por lo que la agencia tuvo que recurrir a números virtuales alemanes. El número se podía conseguir en la web de campaña pero se compartió de forma orgánica de usuario en usuario. Se programaron tiempos de respuesta aleatorios para evitar que Whatsapp monitorizará patrones de respuesta automáticos.

Se programó un diccionario con más de 10.000 combinaciones de respuestas posibles. Cuantas más respuestas diferentes, más difícil que Whatsapp pudiera detectar el bot. Sin esquemas de conversación, sin botones, sin respuestas predefinidas A/B, todo era dinámico y fluido. En castellano y euskera, con sus 9 dialectos incluidos. Y teniendo en cuenta además faltas de ortografía, abreviaturas, mayúsculas, emojis, fotos, vídeos, notas de audio. Y todo monitorizado en tiempo real desde un backoffice donde un equipo multidisciplinar iba mejorando la inteligencia del bot con nuevas respuestas a las preguntas de los usuarios. Este “diccionario” se actualizaba en tiempo real con ajustes basados en un aprendizaje continuo.

Sin guión, sin opciones A/B, preguntas abiertas con respuestas cerradas. Cada usuario podía preguntar, hablar, conversar sobre lo que quisiera. Niños, adultos, mayores … peticiones de regalos, bromas, chistes, insultos, opiniones … se desarrolló una inteligencia del bot capaz de entender y responder en forma coherente a todas estas variables.